¿Cómo Generar Cosas Positivas en tu Vida? El Poder de las Palabras

202
como generar cosas positivas en tu vida, el poder de las palabras

Si estamos dispuestos a rediseñar nuestra vida, a comenzar nuestra Re-programación Positiva, tenemos que tomar conciencia del poder de las palabras, de la forma en la que nos expresamos constantemente. Recurramos a algunas enseñanzas de la metafísica. (Aquí encuentras una publicación sobre lo que es la metafísica).

Todo cuando existe y todo lo que creamos a cada instante tiene energía y poder; pensamientos, emociones, sentimientos. Así nuestras palabras también tienen poder y ayudan a crear nuestra realidad personal. Ya sean palabras habladas o escritas, porque de todas formas en nosotros resuena su significado.

Cuando estamos en paz, en calma y en un estado de armonía, vibramos de cierta forma y las palabras que salen de nuestra boca corresponden a la misma vibración. Seguramente son palabras amables y con estas palabras continuamos creando la misma energía, alargamos nuestro estado de armonía, de bienestar, de alta vibración.

Hasta que algo nos saca de nuestro centro, bajamos nuestra vibración y comenzamos a reflejarlo en nuestra forma de expresarnos, en el tipo de palabras que utilizamos. Inevitablemente, estas palabras traen consecuencias. Primero nos intoxican a nosotros mismos, después intoxican todo nuestro ambiente.

Y así se va formando, como bola de nieve, una bola de negatividad que, si no hacemos una pausa para respirar profundo, reflexionar y poder disolverla, cada segundo crecerá más, bajando nuestra vibración al punto de generar caos en nuestro mundo.

Para entonces ya no somos conscientes de lo que originalmente generó tal caos y nos quejamos, bajando más nuestra vibración. Como resultado, peleamos con cualquier persona que se nos cruza por delante y… bajamos más aún nuestra vibración.

Cuando la negatividad nos rebasa dejamos de ser conscientes de ella y, desgraciadamente, esto llega a ser tan común que se convierte en un estilo de vida. Un estilo de vida que cada día se torna peor y peor, al grado de repercutir en nuestra salud y enfermar nuestro cuerpo.

¿Te suena familiar?

Las palabras, al igual que los alimentos, tienen la facultad de sanarnos o de enfermarnos.

Las palabras tienen energía, significado y van dándole forma a nuestra realidad estemos conscientes de ello o no.

Las personas negativas viven fortaleciendo su condición constantemente mediante su forma de pensar, de hablar, de actuar. De idéntica forma, pero en sentido opuesto, sucede a las personas positivas. Ellas con cada palabra fortalecen su positivismo y a diferencia de los negativos, elevan su vibración atrayendo únicamente cosas, situaciones y personas positivas a su vida.

Y para los que seguramente estén pensando «Por una que otra palabrita o maldición no puede verse afectada mi vida», aquí les va esto:

No podemos lanzar en broma o jugando brochazos de pintura roja a un lienzo y pretender que al final no se noten o aparezcan de otro color.

Tenemos que aprender a ser impecables con nuestras palabras y para esto hay que hacer constantemente el ejercicio de pensar antes de abrir la boca.

Las palabras equivocadas en el momento incorrecto pueden marcar vidas para siempre.

¿O acaso no tienes ningún recuerdo de algo negativo que alguien te haya dicho en tu infancia y que hasta la fecha recuerdes? ¿O incluso algo que haya afectado considerablemente tu vida, que te haya generado inseguridad, rencor o miedo? Las personas que te lo dijeron, probablemente ni siquiera recuerden haberlo dicho. Pero tú…

Vivimos en un mismo planeta con la misma energía para todos, habitamos un universo que se crea bajo las mismas Leyes Universales para ti y para mi (son universales). Sólo tenemos que conocerlas, porque el no hacerlo, no nos exime de ellas. (Ya pronto empezaremos a hablas sobre el tema). Mientras tanto, quedémonos con esto el día de hoy: «Ser impecables con nuestras palabras».

Hay muchas frases que utilizamos en automático sin siquiera cuestionarnos su significado. Muchas de estas frases son «dichos», «refranes» o palabras que utilizamos por moda, por costumbre o por lo que sea, pero que generan un impacto negativo en nuestra realidad.
En muchas ocasiones, estas frases afirman condiciones contrarias a las que queremos ver reflejadas en nuestra vida.

Un ejemplo: Mucha gente suele usar la frase «Piensa mal y acertarás». ¡Y claro! El Universo los escanea y dice: «tus deseos son órdenes». Entonces lo negativo ocurre y la persona se siente muy sabia y orgullosa al decirte: «te lo dije».

Pero lo mismo sucede si utilizamos la frase «Piensa bien y acertarás». El universo nos escanea y una vez más : «tus deseos son órdenes». Entonces yo me siento feliz de decirte: «te lo dije».


Es en serio, re-aprendamos a hablar.

Aquí te va otra:

«Voy a salir a buscar trabajo«. ¡No salgas a buscarlo, sal a encontrarlo!
Si tú, con toda seguridad, con certeza y emoción, decides esta semana recibir maravillosas noticias (a pesar de la pandemia) grandes sorpresas positivas recibirás.

Cuando compruebas que el correcto uso de las palabras y la emoción funciona, la confianza se fortalece y la vida cambia.

«La certeza (o fe) manifiesta».

Por eso Conny Méndez (la maravillosa venezolana que tradujo los textos de metafísica al español) decía:

«La fe mueve montañas, pero también el miedo. Solo que uno las mueve hacia adelante y el otro hacia atrás».

Pendientes porque empezaremos a compartir DECRETOS que irán cambiando nuestra vida para bien.

La música que cantamos y escuchamos también nos programa…

Con esto me despido hoy por aquí y seguimos en contacto en nuestras redes sociales.

Recuerda:

¡Piensa bien, habla bien y acertarás!

¡Comencemos #AVibrarAlto»

Instagram

Página Facebook

Grupo Facebook

Youtube

Twitter


2 Comentarios

  1. Me gusta mucho todo lo que escribió hoy Salvador, estoy en una etapa en mi vida en la que estoy aprendiendo hacer cambios en mi como persona y se que con mente y palabras positivas lograre encontrar mi felicidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here